Quantcast

Comunicación no violenta: Definición, técnicas y ejemplos

Comunicación no violenta

La Comunicación No Violenta (NVC), desarrollada por el psicólogo clínico Marshall B. Rosenberg, describe el proceso conversacional para construir una conversación empática.

Muchas personas entienden la comunicación violenta como el acto de insultar, agredir o gritar al interlocutor. Pero no tienen en cuenta muchas otras formas de violencia que aparecen cuando nos comunicamos con otras personas.

Por ello, para mejorar las relaciones interpersonales, Marshall Rosemberg ha desarrollado una herramienta para un mejor entendimiento mutuo. De esta manera, creó el término Comunicación No Violenta (CNV), también conocida como comunicación colaborativa o comunicación no agresiva.

Para más detalles, sigue leyendo y mira la definición, técnicas y ejemplos sobre el tema.

📝 Contenido del Artículo
  1. ¿Qué es la comunicación no violenta?
  2. Tipos comunicación no violenta
  3. Expresión no violenta y ejemplos
  4. Técnicas de comunicación no violenta
  5. ¿Cómo practicar la comunicación no violenta?
    1. Ejemplos para practicar la comunicación no violenta:
  6. Consideraciones finales

¿Qué es la comunicación no violenta?

La comunicación no violenta es aquella en la que el lenguaje utilizado no hiere y no ofende a los demás ni a nosotros mismos. Según Rosenberg, la comunicación violenta es la expresión negativa de necesidades insatisfechas.

Por lo tanto, es la manifestación de la impotencia y desesperación de aquellos que se encuentran tan desprotegidos, llegando a pensar que sus palabras no son suficientes para hacerse entender.

Ante ello, el modelo de la CNV comparte conceptos empleados en la mediación y resolución de conflictos. En otras palabras, busca ofrecer al individuo opciones de diálogo e intercambio de información necesarias para resolver los conflictos que surgen desde la empatía y la tranquilidad.

Te puede interesar:  Ejemplos de Danza

Por tanto, podemos concluir que la comunicación no violenta también consiste en hablar y escuchar a los demás. Sin embargo, es necesario actuar desde el corazón para conectarnos con nosotros mismos y con los demás, permitiendo que surja un sentimiento de compasión.

Tipos comunicación no violenta

comunicación no violenta

Los seres humanos no dejamos de comunicarnos, ya sea en el trabajo, en casa o cuando estamos con amigos. De hecho, la comunicación es crucial para funcionar en el mundo que nos rodea, pero también para desarrollarnos como individuos.

Aunque la comunicación que utilizamos no es todo lo efectiva que nos gustaría y puede dar lugar a malentendidos. ¿Qué hacemos cuando no estamos de acuerdo con los argumentos planteados? ¿Sabemos hacer pedidos de manera asertiva? ¿Cómo actuar ante un conflicto?

Frente a este problema, la Comunicación No Violenta (CNV) puede ayudar al individuo a generar herramientas para enfrentar tales conflictos. Pero para ello es necesario conocer los cuatro elementos principales que componen la CNV:

  • Observar lo que está sucediendo en una situación dada sin hacer juicios o evaluaciones.
  • Ser conscientes de los sentimientos que tenemos sobre lo que está pasando.
  • Tomar conciencia de las necesidades detrás de los sentimientos.
  • Hacer una solicitud de manera adecuada y efectiva.

Expresión no violenta y ejemplos

Con la expresión “No violenta”, Rosenberg se refiere a la propensión natural del ser humano a tener empatía por sus semejantes y por sí mismo. Por lo tanto, este pensamiento se inspira en el concepto de “no violencia” expresado por Gandhi.

Por tanto, esto significa que gran parte de la comunicación humana, incluso entre individuos que se aman, tiene lugar de forma “violenta”. Es decir, no saber que la forma en que hablamos, las palabras que pronunciamos y el juicio, causan dolor o daño a otras personas.

Te puede interesar:  Comunicación agresiva: características y ejemplo

Si bien este tipo de comunicación genera conflictos interpersonales, este modo de expresión nos fue transmitido por una cultura sociopolítica-cultural milenaria que se basa en disfunciones:

  • Juzgarme a mí y al otro: prestamos atención a lo que anda mal en las personas, creyendo que las cosas mejoran;
  • Comparar: quién es mejor, quién se lo merece y quién no.

Técnicas de comunicación no violenta

La comunicación no violenta se basa en la idea de que todo ser humano tiene la capacidad de compasión. Por tanto, solo recurren a la violencia o a conductas que perjudican al otro cuando no reconocen estrategias más eficaces para satisfacer sus necesidades.

Según Marshall, a través de las técnicas de comunicación no violenta, adquirimos habilidades para escuchar nuestras necesidades más profundas. Así como las de otras personas a través de la escucha profunda. Además, observar sin juzgar es una técnica que consiste en exponer los hechos, evitando añadir juicios y pensamientos sobre los mismos.

Por tanto, la comunicación no agresiva dice que debemos observar todo lo que vemos, oímos o tocamos, pero sin juzgar. No es tan fácil como parece. Pero, ¿cuántas veces te has detenido a analizar cómo actúas y reaccionas cuando sucede un evento? Casi en el segundo, surge un juicio. ¿No es así?

¿Cómo practicar la comunicación no violenta?

Cómo practicar la comunicación no violenta

La comunicación no violenta es una poderosa herramienta de comunicación que fomenta la comprensión y la empatía. Sin embargo, no es una habilidad adquirida de la noche a la mañana. De hecho, el proceso de certificación en sí lleva años y multitud de pruebas, situaciones y contextos.

Por lo tanto, el primer paso para adquirir la comunicación no violenta es practicar las técnicas mencionadas anteriormente en momentos de tranquilidad, siguiendo la estructura. También puedes seguir los siguientes ejemplos:

Te puede interesar:  Ejemplos de historias de vida

Ejemplos para practicar la comunicación no violenta:

  • No sostengas, acuses o señales un hecho.
  • Busca colaboración y comprensión, no conflicto.
  • No choques las palabras.
  • La idea no es atacar al otro, sino cambiar un hecho que dificulta la relación.
  • Invitar al otro a asumir la responsabilidad y hacer algo al respecto para mejorar la relación.
  • Sé ​​parte de un hecho objetivo y no de un juicio, creencia, interpretación o acusación.
  • Sé firme y claro con lo que quieres.
  • No interpretar comportamientos externos.

Consideraciones finales

Como hemos visto, podemos utilizar la comunicación no violenta como herramienta de autoconocimiento y autoanálisis para comunicarnos con respeto, asertividad y solidaridad con los demás. Además, a través de la CNV podemos aprender a clarificar qué emociones estamos sintiendo.

¿Te ha resultado útil este post?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir