Quantcast

Ejemplos de Gratitud

gratitud

¿Piensas que primero tienes que ser feliz para luego sentirte agradecido(a)?

Ya que raramente, ya se ha comprobado que ser complacido y entrenar la gratitud de manera día tras día te puede llevar a cabo feliz.

En este texto cubriré lo que tienes ganas de saber sobre la gratitud como ¿qué es la gratitud?, ¿cuáles son sus provecho? y ¿cómo puedes practicarla? (te revelaré mi procedimiento preferido por eso lee hasta el final)

Además te compartiré ejemplos que te van a ayudar a clarificar más este criterio.

📝 Contenido del Artículo
  1. ¿Qué es la gratitud?
  2. Ejemplos de gratitud
  3. 6 Propiedades de la gratitud
    1. 1. Te hace un individuo feliz y optimista
    2. 2. Atrae más bendiciones a tu vida
    3. 3. Optimización tu salud física
    4. 4. Optimización tu salud mental
    5. 5. Te contribuye a reposar mejor
    6. 6. Agradar a los demás
  4. ¿Cómo entrenar la gratitud?
  5. Ejercicios de Gratitud
    1. 1. El Períodico de Gratitud
    2. 2. El Frasco de la Gratitud: Una Entretenida Forma de Entrenar la Gratitud

¿Qué es la gratitud?

La gratitud es el sentimiento de valoración que nos hace admitir y ver un bien, provecho o favor que se nos haya hecho, y querer corresponderlo de alguna forma por medio de expresiones de agradecimiento o por medio de un gesto noble.

En otras expresiones, la gratitud es tomarse el tiempo de suponer y apreciar todas las cosas positivas que hay en tu vida.

Ejemplos de gratitud

La gratitud supone apreciar y agradecer hasta los puntos más simples: esos que ofrecemos por hecho. Algunos ejemplos de lo que puedes agradecer son:

  • Tener un techo o lugar para reposar.
  • Tener un amigo con el que puedes contar en las buenas y en las malas.
  • Tener una familia que te quiere.
  • Tener algo que comer todos los días.
  • Tener salud y estar vivo.
  • Recibir una educación o tener un encabezado profesional.
  • Tener un trabajo y una manera de subsistir.
  • Alcanzar tus misiones.
  • Tener ingreso al Internet y poder comprar algún conocimiento de manera libre y gratuita.
  • Cuando alguien te lleve a cabo un favor o tenga una cortesía contigo.

Son más la gente que dan estas cosas por hecho y no las perciben como bendiciones. ¡Pero lo son! Porque no todo el planeta tiene ingreso a éstas y tú has sido bendecido con alguna –o varias– de ellas.

Te voy a contar una corto historia que creo que es el ejemplo especial de alguien complacido y de alguien que no es así.

Un día, el señor Robinson se aproxima a un sitio donde estaban creando un edificio. Al estar frente a este lugar de creación notó que habían dos albañiles trabajando: uno de ellos poseía un semblante de desidia y desconcierto. El otro, poseía una sonrisa en la cara y se le notaba entretenido.

Entonces, su curiosidad le animó a hacerle una pregunta al primero: ¿qué le se ve su trabajo?

El albañil no lo volteó a conocer y siguió realizando lo que se encontraba realizando. Luego de unos segundos respondió: “¡Qué le puedo decir! Llevo los últimos 30 años realizando precisamente lo mismo: poniendo un ladrillo sobre otro, a plena luz del sol. No es algo por lo cual sentirse feliz, ¿cierto?”

En seguida, el Sr. Robinson hizo la pregunta al otro albañil, al que se le notaba más animado: Y a usted, ¿que le se ve su trabajo?

“A distingue de mi compañero, yo llevo 20 años en esto de la creación, pero unicamente de suponer que este edificio será posiblemente el más enormes de la región y que durará por generaciones y generaciones, y que yo tuve la enorme la posibilidad de contribuir a construirlo y dejarle algo a este país, me siento muy complacido.”

Este es un ejemplo evidente de como frente las mismas situaciones, un individuo puede agradecer lo que esta viviendo, cuando otra toma un papel de víctima y protesta de su circunstancia.

Como puedes observar, la gratitud es una elección propia.

Tú tienes la elección de ver las cosas buenas de la vida o sólo fijarte en lo malo.

Te puede interesar:

¿Eres favorecido o desafortunado en la vida?

¿Por qué las cosas no van como esperabas?

6 Propiedades de la gratitud

Sentir gratitud no cuesta dinero. No toma un largo tiempo. ¡Pero sus provecho son enormes! Estos son varios de los provecho que te va a traer entrenar la gratitud y ser más agradecido(a):

1. Te hace un individuo feliz y optimista

Estudios investigadores recientes revelan que llevar a cabo un ejercicio de al menos 5 minutos al día para documentar las cosas por las que estamos agradecidos, nos va a hacer más contentos a la larga, más auto disciplinados y más capaces de lograr nuestras misiones.

Todos buscamos ser contentos. Y ya lo decíamos en un principio: no se requiere ser feliz para ser complacido. Más bien, ser agradecido(a) te va a hacer ser feliz con lo que tienes.

Y si no me crees, piensa en esas personas que tienen TODO lo que tú o yo consideraríamos que se requiere para ser feliz como dinero, una enorme casa, el coche del año, popularidad, familia, prestigio… ¡Y todavía de esta forma no lo son!

En cambio, hay otras que únicamente tienen las cosas simples para vivir pero siempre tienen una sonrisa. Y cuando profundizas más en el porqué, te percatas que es porque están agradecidos con lo que tienen. Al entrenar la gratitud opinan, trabajan y viven desde una visión de abundancia y no de escasez, y entonces, tienen recuerdos muchísimo más contentos.

De esta forma, la gratitud disminuye pensamientos malos como la envidia, dado que ésta aparece al no apreciar lo que tienes, y consecuentemente, voltear a conocer lo que tiene el otro y tú no. Y no se debe ser un genio para entender que eso te va a hacer sentir inferior, infeliz y desafortunado(a).

2. Atrae más bendiciones a tu vida

¿Alguna vez has escuchado sobre la ley de la atracción? Cuando programas tu cerebro para enfocarse en las cosas positivas, por fácil ley de causa y efecto, ¡atraes bastante más de lo mismo!

Pero ojo, lo mismo sucede si solo te enfocas solo en lo negativo, además llamas bastante más de lo mismo.

No hay personas con buena o mala suerte. Sólo hay personas que se fijan en lo positivo y gustan bastante más de lo mismo; y personas que se fijan en lo malo, y entonces, les siguen ocurriendo desgracias.

Cuando agradeces lo poco o bastante que consigas tener, lo verdaderamente posible es que Dios o el universo retribuya tu gratitud con más bendiciones por las que agradecer más adelante.

Es como una pelota de tenis, mientras más fuerte la lances contra el piso, más prominente rebotara.

Mientras más fuerte sea el sentimiento de gratitud hacia todo lo que circunda tu vida, recibirás más bendiciones y cosas por las que continuar sintiéndote agradecido(a).

3. Optimización tu salud física

Según un análisis del 2012 anunciado en Personality and Individual Differences, se ha comprobado que la gente agradecidas tienen menos dolores y indicios de patología, y generalmente, reportan sentirse más saludables que otras.

De la misma manera, la gente agradecidas son más dispuestas a proteger su salud, hacen más ejercicio que la mayor parte y acuden con más grande continuidad a revisiones médicas lo cual, evidentemente, ayuda a que vivan más tiempo.

4. Optimización tu salud mental

Indagaciones del doctor Chih-Che Lin (2017) hallaron que un más grande nivel de gratitud tiene un encontronazo positivo en la salud psicológica y en la autovaloración.

Otro estudio llevado a cabo en el 2005 (Seligman et al.), dió a conocer que llevar un periódico de gratitud disminuye los indicios de depresión a lo largo de el tiempo que se hacía esta actividad.

Robert Emmons, otro investigador de gratitud que además ha conducido múltiples estudios sobre el vínculo entre la gratitud y el confort, asegura que la gratitud aumenta la alegría y disminuye la depresión y ansiedad.

Por eso si deseas tener mejor salud, incrementar tu energía y vivir más, la gratitud es el sendero.

5. Te contribuye a reposar mejor

Un estudio dió a conocer que la gente que dedicaban de 5 a 15 minutos para catalogar sentimientos de gratitud en un periódico (o frasco de la gratitud como el que te voy a mostrar en el siguiente apartado) antes de acostarse reportaron dormirse más acelerado, reposar por más tiempo y tener una mejor calidad de sueño.

Por eso la gratitud te puede contribuir a remover el insomnio. Esto hace sentido por que en lugar de irte a la cama con un cerebro lleno de intranquilidades, estrés y ansiedad, lo alimentas de cosas buenas que lo inducen en un estado de tranquilidad propicio para reposar mejor.

6. Agradar a los demás

La gente agradecidas aprendieron a enfocarse en las cosas buenas de la vida y eso les otorga una vibra efectiva que atrae y cautiva a quienes las cubren.

¿Nunca te pasó que te encuentras con la persona que protesta de todo– y todo cuanto sale de su boca es malo– y solo deseas es explotar la primera ocasión para escapar?

¡Nadie quiere personas tóxicas y amargadas en su vida!

Pero la multitud AMA rodearse de personas optimistas porque siempre tienen algo positivo y alentador que decir, llevar a cabo o comunicar. Por eso si deseas hacer mas fuerte tus relaciones con los otros y tu liderazgo, ya conoces por dónde comenzar.

En la vida profesional ser agradecido(a) siempre abre las puertas y asistencia al networking.

¿Cómo entrenar la gratitud?

Lo primero que hay que hacer para entrenar la gratitud es propiciar un cambio de forma de pensar y entrenar a tu cerebro a poner acento en las cosas positivas, apreciarlas y agradecerles con TODO el corazón.

No des por hecho lo que tienes, ¡celébralo!

Hay 3 reglas muy sencillos para comenzar a ser más agradecido(a) y entrenar la gratitud:

  1. Fíjate en lo que tienes y no en lo que te falta.
  2. Pon atención a eso que recibes y no a eso que se fué.
  3. Enfócate en lo que has ganado y no en lo que perdiste.

Como ves, nosotros decidimos si cosechamos tristeza o felicidad.

Por más oscura que parezca tu situación, siempre hay algo que puedes agradecer. La gratitud es el más destacable antídoto para batallar los inconvenientes y desafíos de la vida.

Ejercicios de Gratitud

Entrenar la gratitud debe volverse un hábito para que consigas presenciar sus provecho.

Comúnmente, la multitud usa lo que se conoce como un Periódico de la Gratitud en el cual escriben todos los días por lo menos 3 cosas por las que se sienten agradecidas, que es el primer ejercicio que observaremos.

El segundo ejercicio de gratitud que abordaremos, se compone de otra dinámica muy padre y entretenida que se ejecuta antes de proceder a reposar. Es conocido como el Frasco de la Gratitud o Frasco de la Felicidad.

frasco de la gratitud

1. El Períodico de Gratitud

Este ejercicio de gratitud es súper simple y lo puedes llevar a cabo todas las mañanas para empezar a ponerle más peso a eso que sí merece y a conocer el planeta desde una visión muchísimo más alentadora.

¿En qué radica este ejercicio de gratitud? Muy simple: Todas mañanas vas a suponer y escribir 3 cosas por las que te sientas agradecido(a).

En este momento, yo ya tengo un cuadernillo por mes gratis en este enlace, que te llega directo a tu mail y ya tú solo lo imprimes y ahí ya haces tus tres agradecimientos diarios para todo un mes.

Pero si escoges, igual lo puedes llevar a cabo en una hoja o en un post-it sin ningún inconveniente.

La sugerencia sobre qué poner en esos 3 puntos diarios que agradecer es la siguiente:

Primer Agradecimiento

En el agradecimiento No. 1, nombra a alguna persona con la que te sientas agradecido(a) y relata por qué.

Si repites bastante a algunos integrantes de tu familia, amigos o a tu pareja, puedes suponer en personas que te hayan impactado de forma positiva o de las que hayas aprendido algo apreciado. Por ejemplo: algún maestro, un mentor, un compañero de trabajo, el creador del libro que estás leyendo, quien tú desees.

Segundo Agradecimiento

En el agradecimiento No.2, escribirás una cosa o circunstancia por la cual te sientas bendecido(a) o experimentes sentimientos de gratitud. Entre otras cosas, en mi caso, yo doy gracias de poder jugar con personas tan espectaculares como tú a las que además les atrae este tema del desarrollo personal.

Tercer Agradecimiento

Y en el agradecimiento No. 3, anotarás algo súper fácil o simple que te lleve a cabo sentir bien o feliz y que, aunque sea algo mínimo, lo agradezcas.

Entre otras cosas, puede ser un día soleado y caluroso (créeme que no todos lo tienen y te lo dice alguien que vivió en Irlanda, donde el frío y la lluvia son que el pan de cada día), un mensajito de texto que te haya alegrado el día, escuchar a los pajaritos cantar, caminar en el parque, etc. Algún cosita.

Practicar la gratitud como un hábito

Lo atrayente de esto es que cuando comiences a llevar a cabo de este ejercicio un hábito, vas a ver como tu cabeza empieza a capturar y a retener más cosas positivas a lo largo del día. Porque pasa que, de 100 cosas que nos suceden en el día, 98 son buenas, pero justo nos enfocamos en esas dos malas y entonces nos amargamos todo el día y nos quedamos como con ese mal gusto de boca. ¿No te pasó?

Por eso este ejercicio períodico de gratitud te va a proporcionar ayuda a cultivar lo positivo en lugar de lo negativo, y de esta forma afrontarás tu día desde una energía de abundancia, amor y apertura y no de escasez o pesimismo.

2. El Frasco de la Gratitud: Una Entretenida Forma de Entrenar la Gratitud

Sé que esta iniciativa indudablemente haya dibujado en tu rostro una expresión de “What?”, pero prometo que si sigues leyendo, vas a ver que tiene sentido.

¿Qué es el frasco de la gratitud?

El frasco de la gratitud es un frasco donde vas a meter pequeñas notas de papel o notas autoadheribles (mejor conocidad como post-it) en las cuales vas a escribir con tu puño y letra cosas por las que te sientas agradecido(a) en tu todo el tiempo.

¿En qué radica la dinámica del frasco de la gratitud?

La dinámica es muy sencilla.

Día tras días antes de irte a reposar, vas a suponer y anotar al menos 3 cosas por la que te sientas feliz, complacido y bendecido.

Se anota una cosa por papelito. Entonces si tienes 5 cosas que agradecer, ya que 5 notas autoadhesivas o recortes de papel.

Luego, vas a doblar los papelitos en partes más pequeñas y los vas a meter en el frasco de vidrio o plástico (de vidrio son más bonitos) que tenga escrito “Frasco de la gratitud”.

Solo hay 3 claves para que este ejercicio de gratitud ande y consigas presenciar los provecho mencionados:

  1. ¡Hazlo un hábito! Haz este ejercicio de gratitud día tras días al menos a lo largo de 2 semanas.
  2. Dedica entre 15 y 20 minutos. Este es el tiempo perfecto para concentrarte, tranquilizarte y descubrir la más grande proporción de causas y fundamentos por lo cual sientas gratitud. Aunque si algún día se te complica bastante, al menos 5 minutos.
  3. Meterle sentimiento y emoción. Este punto es a lo mejor el más relevante y radica en sentir el agradecimiento desde lo verdaderamente profundo de tu corazón.

Aquí te dejo una foto de mi frasco de la gratitud:

Puede ser tan elaborado o tan básico como tú desees.

Pero si le echas ganitas hasta puede ser un adorno bonito en tu cuarto.

¿Qué debe ir en el frasco de la gratitud?

Fácil. Cosas por las que te sientas agradecido(a) como:

  • Algo que te impulsó o te haya inspirado
  • Algo bueno que te sucedió en día
  • Detalles que alguien tuvo contigo
  • Pequeños logros o misiones alcanzadas
  • Momentos entretenidos, emocionantes o memorables del día
  • Algo nuevo que aprendiste o un conocimiento que hayas adquirido
  • Situaciones que te alegraron o hicieron sentir feliz
  • Algo bueno que hiciste por alguien y que te logró sentir bien
  • Gratos recuerdos o memorias del pasado
  • Progresos en tu avance como persona
  • Interacciones con personas que te aportaron algo positivo
  • Una asignatura de algún error o fracaso
  • Pequeños bienestares de los que disfrutaste (comer un rico pastel, una relajante siesta o un baño de agua caliente)
  • Un lugar nuevo que hayas popular o visitado
  • Cosas lindas que viste (como un paisaje, una obra de arte, etc.)

¡Y varias cosas más! Estas fueron ciertas ideas, pero no te limites.

Verdaderamente anota algún cosa que agradezcas en tu vida. No siempre debe haber ocurrido en el presente, además puedes retomar recuerdos o ocasiones del pasado que te hagan sentir bendecido(a) en el presente.

¿Cuándo abrir el frasco de la gratitud?

¡Cuando quieras! Pero es fundamentalmente servible abrirlo de manera semanal o por mes y leer cada algo que agradeciste, papelito por papelito.

Estas sesiones son, verdaderamente, como un boost de felicidad porque te percatas que tu vida está llena de bendiciones y cosas increibles. Vaya, ¡que merece vivir!

Otra circunstancia donde puedes explotar para abrirlo y leer todo lo que has ingresado son en esos días grises en los que te sientas triste o sin ánimos. Créeme, es el mejor antídoto contra estos instantes.

Vas a ver que cuando inicies este ejercicio del frasco de la gratitud no va a ser tan simple y deberás esforzaste algo más por descubrir esas cositas buenas que hay en tu vida, pero es como un músculo que de a poco se irá fortaleciendo y te va a ser más simple y disfrutable realizar este ejercicio períodico de gratitud.

Yo en estos instantes agradezco que me estés leyendo y que me hayas dado un espacio de tu tiempo para enseñarte algo nuevo que puedes utilizar a tu vida desde hoy para ser más feliz y vivir una vida plena.

¿Por qué no comenzamos hoy?

Escríbeme aquí abajo en los comentarios 3 cosas por las que te sientas agradecido(a) y después tendrás la posibilidad de meterlas en tu nuevo frasco de la gratitud.

Comparte este artículo con tus amigos, familiares y seres más estimados para que descubran que el sendero a la alegría se denomina gratitud y sepan cómo practicarla día con día.

¿Te ha resultado útil este post?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir